Home / CARITAS EN EL MUNDO / Dignidad, valores y derechos de los migrantes en México

Dignidad, valores y derechos de los migrantes en México

Entrevista con Monseñor Guillermo Ortiz Mondragón, Obispo de Cuautitlán, en el Estado de México, y responsable de la Dimensión de Movilidad Humana (DEPMH) por Alberto Arciniega de Caritas México

La Iglesia tiene como compromiso hacia los migrantes el anunciarles que son hijos de Dios y que su misión al ser obligados a salir de su lugar de origen es no perder su cultura y compartirla con la comunidad que los acojan. Tenemos que recordarles que tienen como tarea retomar su identidad delante de Dios, de sí mismos y los demás para nunca sentirse un estorbo, nos dice Monseñor Guillermo Ortiz Mondragón, Obispo de Cuautitlán, en el Estado de México, y responsable de la Dimensión de Movilidad Humana (DEPMH) de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social-Cáritas Mexicana (CEPS) de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

El domingo 17 de enero tuvo lugar la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado de 2016, convocada por el Papa Francisco, con el tema “Emigrantes y refugiados nos interpelan. La respuesta del Evangelio de la misericordia”, y México es un protagonista clave en este fenómeno social internacional. Es un país que expulsa trabajadores y familias enteras hacia territorio estadounidense por la falta de oportunidades económicas o por la violencia que existe en algunas zonas, pero también es un país de paso del flujo de migrantes que viajan del sur del continente y del Caribe con destino a los Estados Unidos y Canadá, y un lugar de acogida de quienes no terminaron su camino hacia el llamado sueño americano.

En México, Caritas ofrece un lugar de descanso para miles de migrantes. Foto de Worms / Caritas

El Papa nos invita a retomar la tarea de misericordia y perdón de la Iglesia, y con los migrantes esta labor consiste en anunciarles o recordarles que son personas humanas, con dignidad, valores y derechos, afirmó Monseñor Ortiz, encargado de coordinar los esfuerzos de los católicos mexicanos para apoyar a los hermanos que se encuentra en situación de migración.

Por lo tanto, ellos deben tener claro que tienen su propia misión al ser obligados a salir de su lugar de origen y deben preguntar a Dios cuál es ésta, qué significa para ellos su realidad de migrantes, cuál es la tarea que el Señor les ha encomendado, así como tener en cuenta lo obvio: “el Señor quiere que la cultura que ellos tienen no la pierdan y la sepan ofrecer y aportar al lugar donde lleguen”. No importa la circunstancia que los haya llevado a salir de su país: la superación personal, un mejor trabajo, escapar de la violencia, la injusticia o la persecución.

El Obispo Ortiz nos recordó que todas las personas están en constante camino, en un constante viaje, que puede ser únicamente interior, de superación personal y espiritual, o en movilidad física, en una búsqueda de mejores condiciones y oportunidades.

“El hecho de buscar nuevos horizontes está hablando de una capacidad creativa de la persona humana, de una dignidad, de una capacidad de libertad de decisión.

“Que ellos retomen esa identidad delante de Dios, delante de sí mismos y los demás, para que nunca se sientan como lo que sectores de la sociedad quieren hacerles sentir: que no los necesitamos, que no nos hacen falta, que nos estorban”.

Monseñor recordó que la Iglesia Católica mexicana tiene un gran número de casas de apoyo para los migrantes y que mantiene sus puertas abiertas, desde Tapachula, pasando por el DF o su misma Diócesis, en Cuautitlán, hasta en la frontera con Estados Unidos.

 

 

About veronica_admin

Check Also

Hondureñito Zona Caribe: La experiencia como herramienta de planificación

Los cinco países que conforman la zona del Caribe coincidieron en el tercer día de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *